Ya no estamos en cuarentena y nuestras nuevas rutinas aún se están definiendo frente a la nueva normalidad. Adaptarnos al cambio en estos tiempos difíciles no es tarea fácil; antes de la orden de quedarnos en casa, la mayoría de nosotros dormíamos de acuerdo a nuestro ciclo circadiano, o reloj interno, pero ahora después de la salvaje cuarentena, donde el trabajo y la vida no se ajustan a ningún horario, vivimos un caos interno, no dormimos cuando llega la noche o simplemente nos despertamos y no volvemos a conciliar el sueño, esto no le gusta a nuestro cerebro, pero ¿Cómo renovar tu rutina en la nueva normalidad?

Según los expertos estos son los 5 pasos que puedes seguir para renovar tu rutina y conciliar el sueño como lo recordabas:

Paso 1.  Luz del sol

Luz del sol

Vitamina D combate el sueño tras la vuelta a la rutina y es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

La luz es muy importante, aumenta la amplitud de la vigilia, y eso mejora nuestra función cerebral, por eso asegúrate de obtener algo de luz y actividad. Exponernos a luz solar de 5 a 15 minutos, 2 veces por semana es suficiente para aumentar la vitamina D, que se sabe que afecta el sueño. Este paso es clave en nuestra rutina, así que abre las ventanas de casa, sal al parque o ve a la playa.

Paso 2. Nada de café 6 horas antes de acostarte

Nada de café 6 horas antes de acostarte

Mientras retomas la rutina, dale una pausa al café, esa bebida que nos genera algunos trastornos de sueño-vigilia.

Es hora de reunirnos con familiares y amigos alrededor de una taza de café, ya sabes guardando la distancia, ahora es parte de nuestra nueva rutina, pero beber cafeína cerca de la hora de acostarse puede interrumpir tu sueño. El café inhibe la adenosina, un mediador importante en los efectos de la pérdida de sueño. La adenosina se acumula en el cerebro durante la vigilia y puede provocar cambios en el rendimiento cognitivo cuando se omite el sueño.

Paso 3. Un buen colchón

Un buen colchón

Nueva rutina, nuevo colchón. Invierte en un buen colchón, ofrecemos financiación hasta en 24 cuotas sin interés.

Llega la hora más preciada para Morfeo, las ovejas y de las infusiones, la noche. Es hora de dormir, de soñar en un buen colchón, permitiendo y mejorando nuestro sueño y calidad de vida, nada como un sueño reparador, y es por eso que nuestros colchones son número uno en ventas, y son llamados por nuestros clientes como “la mejor noche de sueño que he tenido en años” o “el mejor colchón en el que mi esposa o yo hemos dormido alguna vez”. Es porque en Grupo Todoplano seleccionamos las mejores marcas del descanso que reúnen todo: comodidad, confort y frescura. ¡Realmente creemos que este nuestros colchones cambiarán tu vida!

¡Realmente creemos que este nuestros colchones cambiarán tu vida!

Paso 4. Desconéctate

Desconéctate

Apaga los aparatos o dispositivos electrónicos una hora antes de dormir, es clave para mejorar nuestra rutina de la nueva normalidad.

Nueva rutina, nueva normalidad, nuevas reglas, es hora de desconectar. Evita la electrónica “móvil, ordenador, tablet, la tele…” una hora antes de acostarte. La luz electrónica golpea nuestros ojos y nuestros fotorreceptores. Esto retrasa la producción de melatonina, una hormona producida por la glándula pineal en tu cerebro que regula los ritmos circadianos.

Paso 5. No te acuestes muy temprano

No te acuestes muy temprano

Irse a la cama sin sueño no funciona, un buen libro es clave para nuestra nueva rutina.

En realidad, es mejor retrasar un poco el sueño sin luz electrónica, porque estás produciendo adenosina. Así que apaga el televisor, desconecta del móvil y relájate un poco antes de golpear la almohada. Esto le dice a tu cerebro que es hora de ir a dormir. Todos definirán “demasiado temprano” de manera un poco diferente, pero el Instituto Europeo de Calidad del Sueño (ESCI) sugiere ir a dormir entre las 22 horas y la medianoche.

volveremos a la normalidad en aproximadamente una semana más o menos.

Con estos pasos y una rutina sólida, la mayoría de nosotros volveremos a la normalidad en aproximadamente una semana más o menos. Otros pueden tener un momento más complicado, como los copos de nieve, el ritmo circadiano de cada persona es único, y el estrés y otros factores pueden afectar su calidad de sueño.

Para obtener un barómetro rápido de la calidad de tu sueño, dale un giro a la Prueba de escala de somnolencia de Epworth. Este simple cuestionario ayuda a evaluar si tu patrón de sueño está en buena forma.

Related Posts