Dormir bien

La temperatura adecuada para dormir sin gastar energía

El último estudio realizado por los expertos de National Sleep Foundation ha determinado que, por salud, un adulto debe dormir entre 7 y 9 horas al día. Cumplir esta cifra no es siempre fácil debido a la vida ajetreada a la que muchos se acostumbran.

Sin embargo, las horas no son el único factor importante cuando hablamos de llevar un descanso saludable y de calidad: ocho horas de duermevela no serán igual de efectivas que ocho horas de sueño profundo, agradable y reparador. Otros factores que afectan a la calidad del sueño son la luz, el ruido, el mobiliario y, sobre todo, la temperatura del ambiente. En este artículo nos centraremos precisamente en este último factor: la importancia de la temperatura para conciliar el sueño y lograr un descanso de calidad.

¿Cuál es la temperatura ideal para dormir?

Tanto el calor como el frío son dos de los aspectos que más influyen en la vigilia y reducen el tiempo entre las diferentes fases del sueño. Por ello, lograr una temperatura adecuada en la habitación es esencial para conseguir un sueño reparador y saludable.

Entre los expertos existen diferentes opiniones con respecto a la temperatura ideal para dormir: unos aseguran que la habitación debería de estar entre 15 y 18 grados mientras que otros creen que la temperatura correcta oscila entre los 18 y los 22. Aunque, la gran mayoría coinciden en que para lograr un sueño correcto la estancia tiene que encontrarse a 21 grados.

Sin embargo, lo que está claro es que por debajo de los 12 grados nos cuesta más dormir porque nuestro cuerpo aumenta la actividad para calentarse y nos despertamos en mitad de la noche.

¿Cómo lograr la temperatura ideal sin gastar demasiada energía?

Teniendo en cuenta los datos anteriores, está claro que en invierno será necesario hacer uso de la calefacción y en verano del aire acondicionado para conseguir un buen descanso. Pero, ¿cómo lograrlo sin gastar demasiada energía y dinero?:

  • Electricidad: cambiar la potencia eléctrica contratada es una de las primeras medidas de ahorro que recomiendan todos los expertos del mercado. En la mayoría de hogares, se tiene contratado un número de kW excesivos e innecesarios que lo único que hacen es aumentar las facturas de la luz. El ahorro conseguido por bajar la potencia contratada es de unos 40-80 €. Contacta con tu compañía de luz para cambiar la potencia contratada.
  • Gas natural: ahorrar en gas natural solo puede conseguirse haciendo un buen uso de las instalaciones y contratando una compañía de gas más barata. Para saber cuál es la tarifa y compañía más barata se recomienda utilizar los comparadores de ofertas que encontrarás en Internet, como por ejemplo, el de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) al que puedes acceder desde aquí.

La clave para dormir bien: el colchón

No podemos terminar este artículo sin mencionar la pieza más importante a la hora de dormir: el colchón. Escoger un buen colchón es la clave para lograr un sueño placentero y reparador. Además, también afecta a la temperatura. Algunos materiales producen más calor que otros y, por lo tanto, no se consigue la temperatura óptima para descansar. La mejor opción sin duda es dormir en un colchón firme que no hunda nuestros cuerpos para que así percibamos mejor el aire.

Publicaciones relacionadas