Ocio y cultura

«Under», un restaurante bajo el Mar del Norte

Decir que «Under», el primer restaurante subacuático de Europa, se ha sumergido en los círculos arquitectónicos y culinarios más excelsos del continente no sería una exageración. De hecho, es una declaración casi literal: diseñado por el estudio de arquitectura noruego Snøhetta y ubicado en Lindesnes, Noruega, el restaurante está medio hundido en el mar. Su forma monolítica rompe con la superficie del agua para reposar directamente en el fondo marino cinco metros más abajo.

Apareciendo como si un barco hubiera volcado o un edificio se hubiera caído al mar, el restaurante es un audaz gesto arquitectónico que no solo redefine el concepto de restaurante subacuático y crea un nuevo hito en el sur de Noruega, sino que también funciona como un paradigma ecológico, diseñado tal como es para integrarse completamente en su entorno marino a lo largo del tiempo.

Pero más que eso, Under, que en noruego significa «debajo» y «preguntarse», cuestiona lo que determina la ubicación física de una persona en su entorno. «En este edificio», como explica el fundador y arquitecto de Snøhetta, Kjetil Trædal Thorsen, «puedes encontrarte debajo del agua, sobre el lecho marino, entre la tierra y el mar. Esto te ofrecerá nuevas perspectivas y formas de ver el mundo, tanto por encima como por debajo del nivel del mar».

«Under»: un restaurante bajo el Mar del Norte

Cambiando clichés

En el imaginario colectivo, el concepto de restaurante subacuático tiende a asociarse generalmente a destinos turísticos como los de Dubai o las Maldivas, allá donde los turistas pueden cenar bajo el mar, en estructuras de vidrio en forma de arco, rodeados de aguas turquesas prístinas. Sin embargo, el restaurante «Under» ha logrado cambiar esta corriente de pensamiento tanto, cambiando el entorno tropical Instagram-friendly por las aguas saladas y turbias del Mar del Norte y una estética del estilo “acuario como atracción”,  por una sofisticación modernista de la delicadeza escandinava. Concebido como un periscopio hundido, el restaurante toma la forma de un monolito de hormigón de 34 metros de largo al final del cual se alza una enorme ventana que ofrece una fascinante vista del fondo marino a medida que cambian las estaciones.

«Under»: Vista aérea del restaurante. © Bjarne Røyland

Ubicado en el extremo sur de la costa noruega, donde el Mar del Norte se encuentra con el Mar de Kattegat, Lindesnes se caracteriza por las condiciones climáticas intensas y variables, que te llevan de la calma a la tormenta en cuestión de horas, lo que hace que la singular presencia arquitectónica del restaurante sea aún más impresionante por las olas feroces que a menudo rompen contra el mismo.

La fuerza del entorno

El mal tiempo, en combinación con el paisaje árido y la costa escarpada, lo convierte en un destino inhóspito, pero esto cambia completamente cuando los visitantes son recibidos en un vestíbulo cálido, silencioso y revestido de robles. El vestíbulo conduce a una elegante escalera de roble que desciende profundamente en el edificio donde el revestimiento de madera da paso a las superficies textiles. Volviéndose más oscuro y más intenso a medida que se profundiza más allá del agua, los textiles a medida, extendidos sobre paneles acústicos, van desde tonos neutros al rosa del atardecer, coral intenso, verde mar y finalmente azul a medianoche en el comedor, una metáfora evocadora para el visitante que desciende hacia el fondo del mar.

«Under»: Vista interior de los salones.

Envuelto en superficies de textura suave y poca iluminación, el comedor de 40 personas está impregnado de una misteriosa atmósfera que se vuelve aún más impresionante por la ventana horizontal de 3,4 metros de altura que se abre al fondo del mar. Brillando encantadoramente mientras la luz del día se filtra desde la superficie del mar, la ventana panorámica es el punto focal de la sala durante todo el día gracias a un sofisticado sistema de iluminación que regula los niveles de iluminación artificial de la habitación.

Procedente del roble noruego cosechado localmente y elaborado por un taller local de carpintería, el revestimiento de madera ha sido diseñado teniendo en cuenta la sostenibilidad, al igual que las mesas y sillas, que se han hecho utilizando métodos artesanales tradicionales. La sostenibilidad también ha sido una consideración clave detrás del menú del restaurante. Dominado por el chef danés Nicolai Ellitsgaard del aclamado restaurante Måltid en Kristiansand, y basado en productos de temporada de origen local, la experiencia culinaria, es un tour por la fuerza de la creatividad y el refinamiento. Como dice Ellitsgaard, “justo al otro lado de nuestra ventana icónica, el océano está lleno de delicias frescas del mar, por lo que el viaje desde la cocina hasta el plato es mínimo”.

La luz se filtra por estas ventanas y le da al «Under» un ambiente de misterio fascinante

Sensibilidad, ecologismo y ciencia

Con paredes de medio metro de espesor diseñadas para resistir la presión y el impacto de las condiciones del mar, la estructura del edificio se construyó en una barcaza a veinte metros del sitio y se sumergió en el lugar llenándola de agua para poder atornillarla a una losa de hormigón anclada a la roca de fondo. La rugosidad de la superficie del hormigón funciona como un arrecife artificial, dando la bienvenida a las lapas y las algas marinas para que lo habiten y, finalmente, integra este sitio creado por el hombre, en la naturaleza.

Y si eso no fuera suficiente para convencerlo de la sensible conciencia e implicación ecológica que rodean al proyecto, el edificio también funciona como un centro de investigación para la biología marina y el comportamiento de los peces, con herramientas de medición como cámaras y sensores instalados dentro y fuera del armazón del edificio.

La confluencia de la arquitectura y la ecología, tierra y mar, arriba y abajo, tal vez se transmite de manera más evocadora mediante una ventana vertical que corta el costado del edificio donde la capa de concreto toca el mar. Se extiende desde el nivel del mar hasta el fondo del mar, y desde el nivel de la barra del entresuelo hasta el comedor que se encuentra debajo, esto permite a los visitantes realizar un seguimiento visual de su descenso hacia el Mar del Norte.

www.under.no

Publicaciones relacionadas