happy_girl

Si son de los que se levantan y no pueden con su genio, esta nota les va a venir muy bien. De hecho, algo bastante normal: según ciertos estudios, sólo un tercio de las personas madrugan sin sentirse malhumorados o confundidos. Sin embargo, hay ciertas técnicas para hacer que tener que madrugar no sea un momento tan traumático del día.

La primera solución que se nos viene a la mente sería levantarse más tarde. Pero esto no es siempre factible, y además no se aprovecha el día de la misma manera: en una nota anterior les contamos sobre un estudio que afirmaba que aquellos que se consideraban madrugadores, obtenían más logros en comparación con los que gustaban de trasnochar. Pueden ver más al respecto en Sé más productivo levantándote más temprano, y también les recomiendo que lean esta nota relacionada en la revista MedPage Today.

Por eso, ¿qué podemos hacer para que madrugar no sea un sacrificio?

Prepárese un buen café

Despertarse sintiendo el olor del café es una muy buena manera de empezar con la rutina: según WebMD, aquellos que toman café regularmente, además de estar más estimulados por la cafeína, “tienen menos probablidad de contraer ciertos tipos de cáncer y de tener problemas cardíacos“.

Si disponen de una cafetera automática, configúrenla para que prepare el café a la hora en la que quieren despertarse. Además de contar con un buen despertador, se despabilarán con el aroma del café recién preparado y sus primeras motivaciones serán un más reconfortantes.

Si no les gusta o no quieren tomar café, siempre pueden tomar Ginseng o algún otro compuesto azucarado.

Mantenga su habitación limpia y ordenada

Parece que no, pero mantener un espacio confortable hace que nos levantemos más a gusto. Despertar en un lugar desordenado o sucio hace que nuestra mente empiece la rutina de la misma forma. Si el primer pensamiento que tienen al levantarse es “Debería ordenar mi cuarto…” ya estarán comenzando con un pensamiento negativo.

Instauren un buen ambiente antes de ir a dormir y verán que arrancarán con la rutina de una forma diferente.

Si quieren llevar esta idea un poco más adelante, prueben decorando su habitación/baño con posters motivacionales y cambiando su iluminación habitual por una luz cálida y tenue. Además, si no lo hacen, pueden pruebar con tomarse una ducha por las mañanas: esto les dará un momento de relax en el cual podrán pensar sobre cómo afrontarán su día.

Elija un buen despertador

¿Cuál es su canción favorita? Piensen en qué música les agrada, y qué tema eligirían como despertador. Obviamente, sean coherentes con lo que eligen: no van a elegir un tema de ska porque sino van a amanecer sobresaltados, y tampoco van a elegir un tema que les guste demasiado (al relacionarlo con un despertador, después lo van a terminar odiando). Es recomendable seleccionar, dentro de la música que ustedes disfruten, una canción que tenga un espíritu positivo y los haga levantarse con buen humor.

Si utilizan su teléfono celular como despertador, les recomiendo que visiten Zedge y elijan de allí el ringtone que más les guste. Verán que hay una gran cantidad de música y de otros sonidos a disposición, y seguramente encontrarán algo acorde a sus gustos.

Cree un hábito

El hombre es un animal de costumbres dijo alguna vez un pensador, y es cierto. Crear hábitos suele funcionar para la mayoría de los casos. Después de madrugar durante una semana, verán como los primeros días les resultaba casi imposible, y ya al tercer o cuarto día es una tarea mucho más sencilla.

Lo primero que hay que hacer, es concientizarse sobre el horario en el que se quieren levantar. La mente es mucho más poderosa que cualquier despertador, por eso concentrarse en lo que uno desea (el horario, en este caso) es una práctica que los ayudará muchísimo a cumplir con sus objetivos (levantarse temprano).

También pueden complementar este momento del día agregándo otras actividades que los hagan sentir mejor: por ejemplo, muchas personas hacen una rutina de ejercicios para empezar el día con la satisfacción de haber hecho algo por ellos mismos.

Empiece su rutina diaria

Algo muy importante a tener es cuenta: intenten evitar cualquier tipo de inconveniente ya conocido. ¿Qué vendría a ser eso? Por ejemplo, si parte de su rutina consiste en ir hacia el trabajo en auto, traten de establecer la ruta más directa posible, sin intromisiones ni situaciones que puedan resultar incómodas.

Intenten salir un poco más temprano de sus hogares y de esa manera llegar al trabajo con mucha más tranquilidad. Además, consideren la opción de tomar rutas alternativas: por más que no sea el camino más directo, ver un panorama diferente logra despejar la mente y hará que sientan menos presión.

Levantarse y salir apurados hace que empiecen la jornada de una manera poco recomendable, limitándoles la productividad y dejándolos un ánimo muy negativo durante todo el día.

Y por si todo esto no fuera suficiente, cojan algo de ritmo con música enérgica y que les haga moverse, como el “Wait So Long” de los americanos Trampled By Turtles.

A caminar!

Vía | WebAyunate