Si bien como suele decirse, el embarazo no es una enfermedad y no es necesario guardar reposo salvo indicación médica, es un período en el que debemos intentar darle lo mejor a nuestro bebé y como bien sabéis, el descanso también es salud.

Es momento de parar un poco la marcha y encontrar momentos de relax dentro de tu vida cotidiana. Tumbarse en el sillón unos minutos al día a escuchar música relajante o darse un baño de inmersión pueden ser sanas rutinas a incorporar durante el embarazo.

Durante el embarazo ocurren cambios en el ciclo del sueño. Los primeros meses del embarazo las mujeres mientras duermen tienen períodos mas cortos de la fase de sueño profundo. Durante los meses siguientes las “futuras mamás” comienzan a dormir menos y tienen interrupciones del sueño varias veces durante cada noche.
Durante el embarazo las mujeres experimentan varios cambios en todos los espectros de su vida, y por ende el momento de relajarse y dormir también sufre modificaciones.

  • Los cambios hormonales son uno de los factores que influyen en el ciclo del sueño.
  • Otro de los factores que influyen en el ciclo del sueño, son los de tipo emotivos o psicológicos. En este sentido son varios los elementos que influyen y podemos enumerar los temores lógicos por los que atraviesa toda mujer embarazada, y más cuando la fecha probable de parto se va acercando.
  • Otros temores son aquellos relacionados con el pensamiento de la situación que ocuparán una vez finalizado el embarazo, el rol de MADRES, todas las mujeres se plantean en algún momento si podrán cumplir con esa responsabilidad adecuadamente, y la respuesta es muy clara: Todas las mujeres aprenden a ocupar ese rol maravilloso que la naturaleza pone únicamente al alcance de ELLAS, el de Madres. Se preguntarán por el rol de los padres, y la respuesta es que ellos también tienen un rol importantísimo, pero es totalmente distinto al de las mujeres, ni mejor ni peor, simplemente distinto.

Relájate…

…Intenta alejar el estrés de tu vida, evita situaciones laborales extenuantes, opta por los paseos, aprende técnicas de relajación, reduce las fuentes de ruido, evita la cafeína, haz cosas que te reconforten, haz un viaje para descansar, duerme en posiciones cómodas, utiliza almohadas extra para dormir….

Descansar es bueno para tu salud tanto física como mental pero también lo es para el bebé, pues si estás descansada mejora el flujo sanguíneo optimizando la llegada de oxígeno y nutrientes al bebé.

No se aconsejan siestas después de almorzar, o por lo menos siestas largas en virtud de que esto pueda hacernos llegar a la hora de dormir demasiado descansadas y por ende podría traernos insomnio. Es altamente aconsejable tratar de respetar horarios para acostumbrar al organismo a los mismos, y generar entonces la rutina permitiendo al organismo “saber” que hay momentos para cada cosa incluyendo el horario o período de sueño.

Otras recomendaciones de cosas que no deberían hacerse en horarios cercanos al atardecer son el hecho exponerse a actividades competitivas, como practica un deporte competitivo o juegos que traigan excitación o emociones fuertes, leer libros cuyo contenido pueda dejarnos en un estado de alerta o preocupación, salidas hasta muy tarde, pues rompen con la rutina y el acostumbramiento de horarios propuestos anteriormente.

Ten en cuenta que un buen descanso afecta directamente a tu salud como mujer y repercute también en el buen desarrollo de tu bebé. ¿Añadirías alguna recomendación a estas lineas? !Escríbenos en los comentarios¡

Related Posts