En este artículo respondemos a las preguntas típicas  acerca del sueño de los bebés que debemos despejar antes de iniciar nuestro plan de sueño. Conocer cómo duermen, cuánto duermen a cada edad, cuándo consiguen dormir la noche completa, etc. nos ayudará a conocer el sueño normal de los bebés y a tener objetivos razonables en nuestro plan de sueño. Preguntas Típicas Sobre El Bebe Y Su Sueño

¿Cómo es el sueño de los bebés?

Se sabe que los esquemas de sueño se empiezan a formar antes del nacimiento. La fase REM o sueño activo es la primera en formarse y ya se detecta en fetos de 6 o 7 meses de gestación, y la no-REM o sueño tranquilo no se detecta en los fetos hasta el 7º o 8º mes de gestación y en una proporción muy baja en comparación con la Preguntas Típicas Sobre El Bebe Y Su Sueño
anterior, proporción que se mantendrá durante algunos meses más.
Es decir, en el momento de nacer, las etapas de sueño ya están establecidas (REM y no-REM), pero presentan diferencias con las de un niño mayor y con la de los adultos. En el primer estadio de evolución del sueño de los niños, predomina el sueño activo (REM) , ya que se ha demostrado que el sueño tranquilo (no-REM) requiere una mayor madurez cerebral.

Se ha encontrado que el sueño activo está relacionado en el desarrollo del feto y del bebé, en este estado el cerebro recibe estímulos, estos impulsos atraviesan los nervios usados por los sentidos (oído, tacto, olor, gusto y vista) y se sospecha que más adelante el cerebro incorpora estos estímulos al sueño (por eso en la fase REM se sueña). En el caso de los bebés estos estímulos ayudan a que el cerebro SE desarrolle. Esta necesaria maduración es imprescindible para la formación correcta de los centros cerebrales más importantes. Preguntas Típicas Sobre El Bebe Y Su Sueño

Por lo anteriormente expuesto se deduce que el sueño activo es el más importante para los bebés. Un recién nacido pasa el 50% de sueño en REM, proporción que mantendrá hasta los tres años que disminuirá hasta un 33%, para llegar finalmente a un 25% en la adolescencia y en la edad adulta.

En un recién nacido la fase de sueño activo (REM) se detecta fácilmente, ya que durante ella, el bebe presenta respiración irregular, se observa movimiento de sus ojos a través de los párpados, y a veces tienen movimientos musculares que parecen sonrisas. Cuando un bebé está en sueño tranquilo (no-REM) su respiración es pausada y más profunda, y su musculatura está relajada. Cada vez que se pasa de un estado REM a un no-REM se complementa un ciclo de sueño. Preguntas Típicas Sobre El Bebe Y Su Sueño

¿Por qué le tengo que ayudar siempre a dormir y tardo una eternidad en lograrlo aunque veo que se cae de sueño?

Cada bebé es diferente, pero a la mayoría les va muy bien comenzar a dormir en el rango de 20.30-21.00, sobre esa franja horaria se ponen en funcionamiento una serie de mecanismos hormonales en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro que inducen al sueño
Cuando los bebés son muy pequeños tienen horarios muy irregulares y con muchas horas de sueño diario (solo comen y duermen) y es normal que los pongamos a dormir a las 11, de la noche…, pero cuando se hacen un poquito más grandes (a partir de los 4 meses más o menos) cambian sus ritmos de vigilia-sueño y pasan más horas despiertos durante el día.
Por eso, al final de este (y si se le añade el agravante de o dormir bien las siestas), están tan cansados que les cuesta muchísimo dormirse y pueden mostrarse a la hora de dormir muy activos, nerviosos e incluso gruñones. Preguntas Típicas Sobre El Bebe Y Su Sueño

¿A qué edad del bebé se pueden tomar acciones para mejorar las noches?

El sueño de un recién nacido está repartido durante todo el día por lo cual es inútil intentar imponer un patrón de sueño a un bebé recién nacido y hasta los tres meses. Durante este periodo inicial de su vida se dedica principalmente a satisfacer sus necesidades: de comer, de ser limpiado y de tener contacto con su madre y cuando están satisfechas duerme. A no ser que sufra de cólicos, este trastorno pasajero le amarga las tardes y las noches, sin otro consuelo que poder estar en los brazos de sus padres para aliviarle.

Es más adelante, allá por el 4º- 5º mes que ya se empiezan a distinguir periodos de vigilia más prolongada durante las horas de luz y sueño durante la noche. Y es durante este periodo donde se pueden hacer una serie de acciones que predispongan al bebé para el sueño (generalmente una rutina de buenas noches) y así ayudarle a establecer unos patrones de sueño cada vez más estables y más largos.

 

Fuente (CLICK)

boosterblog-es-logo

Related Posts