El estrés es la respuesta fisiológica, mental y de comportamiento que produce un estado general de agotamiento cuando recibimos presión tanto interna como externa. Generalmente, esa presión proviene del trabajo o los estudios e influye directamente en la salud física y mental. Según expertos la reacción del estrés y sus efectos provoca el envejecimiento acelerado de las células por la intervención de los mecanismos del cerebro y todas las funciones corporales. Por tal razón, es necesario controlarlo y para ello la práctica de la siguiente rutina de ejercicios para mitigar las secuelas del estrés.

Masaje en los pies:

Con la yema del dedo pulgar presiona dos centímetros arriba del dedo gordo del pie, mantén por tres minutos y respira suavemente mientras lo haces. Eso te dará sensación de bienestar.

Relajación:

Enrolla una toalla, colócala detrás del cuello y sujétala con firmeza de los extremos. Luego, descansa la base del cráneo, mueve la cabeza hacia delante, atrás y los lados. Repite el ejercicio para la prevención de cansancio en esa zona.

Masaje en los hombros:

Coloca una mano por encima del hombro y realiza movimientos suaves; luego, presiona el musculo, después cambia de lado.

Estiramiento de la espalda:

Separa los pies, apoya los brazos en el espaldar de una silla y estira bien la espalda, procura no doblar las rodillas. Mientras lo haces, relajación de hombros, respiración profunda y repite.

Flexibilidad de la cabeza: 

Siéntate y coloca la mano derecha sobre la oreja izquierda, respira suavemente. Mantén esta postura por 30 segundos. Vuelve a la posición inicial y cambia de lado.

Al momento de la práctica de la rutina desconéctate del mundo, no pienses en los problemas, únicamente enfócate en ti y tus minutos de relax. Luego, toma una ducha, bebe un poco de infusión de manzanilla y descansa plácidamente.