Según una investigación publicada en la edición de febrero de la revista de salud pública Emerging Infectious Diseases, al parecer las mascotas saludables tienen parásitos, bacterias o virus que causan enfermedades entre leves y potencialmente mortales en las personas.

De las 250 enfermedades zoonóticas, las infecciones transmitidas entre los animales y las personas, más de 100 resultan derivadas de animales domésticos, según Bruno Chomel, coautor del informe y veterinario, quien es profesor de Zoonosis de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de California en Davis.

Aunque el contagio de las enfermedades es bajo comparado con cuántas personas duermen con sus mascotas, más de la mitad de todos los dueños de mascotas en el país, Chomel aseguró que sigue habiendo riesgos.

“Tener una mascota en la cama no es buena idea”, dijo.

¿Necesitas descanso?

Dejar que tu perro duerma en tu cama puede ser, con el tiempo, una mala decisión. Puede interrumpir tu descanso sin que te des cuenta o despertarte cuando necesite ir al baño. “Es una decisión personal”, asegura Patrick Mahaney, veterinario y veterinario acupunturista certificado, de California Pet Acupunture & Wellness. “Las ventajas incluyen compañía, calor y una sensación de seguridad”. Las desventajas son la falta de un espacio para dormir para ti y la interrupción de patrones normales de sueño. Ciertamente, una encuesta en el 2002 or parte de la Mayo Clinic Sleep Disorders Centers que incluyó a 300 pacientes con desordenes de sueño encontró que 53% del descanso de los dueños de mascotas era interrumpido cada noche, en parte, por sus mascotas. Para romper con el hábito de que tu perro duerma en cama, Mahaney ofrece estos consejos: 1. Pon las reglas Establece un área separada o cama para que tu perro duerma ahí. 2. Sé positivo Utiliza técnicas de refuerzo positivo para que se sienta cómodo descansando en su propia cama. 3. No te eches para atrás Rechaza inmediatamente cualquier agresión territorial, como el que te gruña cada vez que te muevas o te mordisquee los talones. Si tu perro gruñe o te mordisquea, dile “¡No!” Luego, quítalo de la cama y ponlo en el piso o en su propia cama y ordénale que se siente y se quede ahí. Recompénsalo verbalmente o con un dulce para entrenarlo. 4. Deja a las mascotas encima de las sábanas Si decides compartir tu cama con tu perro, Mahaney dice: déjalo dormir encima de las sábanas en vez de debajo de ellas. Puede tener deshechos ambientales, incluyendo materia fecal, en su pelaje. 5. Déjalo ir al baño Dale a tu mascota la oportunidad de hacer sus necesidades en un límite de tiempo razonable andes de irte a dormir.

Beneficios vs riesgos

Aunque la gente necesita saber que es posible enfermarse por causa de una mascota, los beneficios para la salud de tener una superan por lejos a los riesgos, según el Dr. Peter Rabonowitz de la facultad de medicina de la Yale y coautor del libro Human Animal Medicine. Clinical Approaches to Zoonoses, Toxicants and Other Shared Health Risks(Métodos clínicos para zoonosis, sustancias tóxicas y otros riesgos compartidos para la salud en medicina humana y animal).

Las investigaciones han demostrado que, además de ofrecer apoyo psicológico y amistad, las mascotas ayudan a reducir la presión arterial, incrementan la actividad física, reducen el estrés y mejoran el estado de ánimo, entre otras cosas.

Sin embargo, señaló, la gente cuyo sistema inmunitario está debilitado está en mayor riesgo de adquirir una infección de un animal. Entre estos se encuentran los adultos mayores, los niños menores de cinco años, los pacientes de VIH/Sida y los pacientes con cáncer.

Publicaciones relacionadas